Hermana Vida, Hermana Muerte

Hermana Vida, Hermana Muerte

22,00

Un chaval de apenas 17 años, víctima de la droga y de sus circunstancias personales, agota los últimos instantes de lucidez, antes de entrar en agonía, en la planta de terminales del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Grita con desesperación a la Vida: Lo injusta que ha sido con él… Que es solo un crío…. Que se encuentra con las manos vacías…. A ritmo vertiginoso, a modo de película, discurre ante sus ojos su existencia:

-solo desde el principio, sin familia ni figuras eficientes de identificación que le ayudaran a interiorizar la norma y colmaran sus carencias afectivas y de seguridad.

-sus trastadas y desmanes por la Cuenca Minera Turolense; su prematuro endurecimiento emocional y afectivo; carencia de un concepto claro del bien y del mal; aceptación de la delincuencia como un juego, sin medir consecuencias, etc.

-su paso por el Centro de Recuperación, plagado de conflictos y desmanes; su impermeabilidad educativa, pese a que el niño pequeño que lleva dentro pide ayuda a gritos para crecer y madurar.

-su deambular por todo Aragón, desoyendo voces, ignorando las manos que se le tienden, adentrándose de lleno en una espiral sin retorno de droga y delincuencia que le precipitan en el triste final con el que se inician estas páginas.

El autor, a lomos de la novela y de una sociología elemental, utilizando este chaval inmaduro y contradictorio, intenta conducir al lector a reflexionar sobre el problema de la marginación y de la droga que puede afectar no solo a la juventud, sino también a nuestros hijos, a nuestra familia, porque estas lacras ni respetan clases sociales ni grados acomodaticios, ni existen vacunas que nos hagan inmunes y recesivos a las mismas.

Información adicional

Peso 0.5 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Hermana Vida, Hermana Muerte”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SKU: 978-84-96668-82-9 - ¿Necesitas ayuda? Contáctenos Dejar un comentario